was successfully added to your cart.
Pasarelas

Un lugar mítico.

By septiembre 11, 2016 No Comments

En un rincón de las Islas Afortunadas, casi como el secreto mejor guardado, poco después de que Apolo o Helios alcance su máximo esplendor en su viaje surcando los cielos, abre las puertas un lugar que bien pudiera ser un pequeño recuerdo de lo que fue el Jardín de las Hespérides, un paraíso desde el que contemplar como al caer la tarde, Apolo desciende a descansar sobre su carro de fuego.

Tal vez nos parece tal porque es casi mítico que en un rincón tan inesperado del norte de Tenerife exista un lugar en el que disfrutar de un placer para los sentidos tal, que bien pudiera pensarse que este solo es digno de los dioses. Un rincón en el que los aromas y sabores se mezclan en el más perfecto equilibrio convirtiéndose en todo un deleite para el paladar.

Poder disfrutar de ese placer como si de la mismísima ambrosía se tratase, ese manjar de los dioses, en un lugar tan encantador que puede confundirse con la comodidad del hogar, acompañada del más exquisito trato y atención; no tiene nombre griego sino más bien reminiscencias de la más bella Italia, el otro paraíso tal vez en cuanto al culto a la belleza que en este mundo existe.

Todo ello envuelto en el más delicado de los paisajes, unos jardines especialmente cuidados y las vistas hacia un Teide imponente y un horizonte infinito. Tal vez sea la belleza de sus plantas, quizás el reflejo del sol sobre el agua cristalina de su piscina, o puede que la forma en que la naturaleza en sí misma parece transformarse en arquitectura para dar forma al espacio chill out más encantador y mágico.

O a lo mejor es el aroma de un exquisito Dry Martini bien elaborado, acompañado de la suave brisa con una sutil música de fondo mientras te dejas envolver por un espacio infinito de belleza singular. Es quizás la sensación de estar tan cerca de la rutina y lo urbano, y a la vez tan lejos y desconectado de las cosas mundanas, las que muchas veces nos hacen tan difícil disfrutar de lo que realmente importa, nosotros mismos y cuanto nos rodea.

Bien sea en uno de sus sillones, en una de sus camas balinesas o en la pequeña zona privada del árbol, sobre sus robustas ramas; lo cierto es que parece el lugar idóneo para encontrarse a uno mismo, disfrutar de la vida y buscar un momento de felicidad, ya sea solo o en compañía. Es difícil saber a ciencia cierta cuál es su secreto, lo cierto es que alguno ha de tener.

Si aún no eres capaz de imaginar un lugar así, o si tal vez lo imaginas pero quieres realmente conocerlo y descubrir el verdadero placer que supone estar en él. O incluso si quieres intentar descubrir cuál es ese secreto que nosotros mismos no hemos descubierto pero que hace de ese lugar un trozo de paraíso en la tierra para quienes disfrutamos de los placeres de la vida y el paladar, y damos mucho valor a una coctelería bien elaborada y a poder disfrutarla relajadamente en un lugar sin igual; no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar el Restaurante Don Camilo y el Chill Out Sandro.

Un trocito de placer en La Matanza de Acentejo, en la C/ del sol 7.

 

 

________

Más información:

Facebook: https://www.facebook.com/chilloutsandro/

Twitter: @ChillOutSandro

Instagram: chilloutsandro

Francisco Goya

Author Francisco Goya

More posts by Francisco Goya

Leave a Reply