Hola!

Llega uno de los días del año más esperados para quienes amamos la moda con locura, el Black Friday. Sí, ya está aquí y todos estamos planificando todo aquello que queremos conseguir al mejor precio y tenemos en mente algunas cosas que no estamos dispuestos a dejar escapar pase lo que pase.

Es inevitable. La tentación nos puede y vamos a aprovechar estos días, porque el Black Friday cada vez se amplía más, para hacer nuestras compras más compulsivas antes de que llegue la frenética época de Navidad.

Chollos al mejor precio. ¿Quién puede resistirse a ello? Nadie, o por lo menos nadie tan apasionado de la moda como yo, lo confieso.

Pero, ¿A quién no le ha pasado, en otras ediciones, que una vez terminado el Black Friday y pasada la adrenalina que nos producen las amplias posibilidades de compra de esta fecha tan particular te das cuenta de que no has aprovechado bien tus compras o has caído en tentaciones innecesarias que han mermado tu presupuesto sin comprar aquello que realmente querías? O incluso que has superado con creces el presupuesto inicial.

Hoy quiero compartir algunos trucos que utilizo siempre para intentar sobrevivir al Black Friday.

El primero es evidente pero no siempre nos lo aplicamos. Planifica lo que vas a comprar.

No quiero decir con ello que renuncies al placer de descubrir todo lo que ofrecen las tiendas y hacerte con algún producto inesperado a un precio magnífico. Me refiero a que planifiques con antelación qué es lo que realmente quieres adquirir y consideras indispensable.

Una vez planificado, acude primero en busca de esos productos y hazte con ellos. Como si no existiese nada más. No te dejes contagiar por la inercia de recorrer cada tienda mirando todo aquello que ofrece. Imagina que trabajas para otra persona y que te ha pedido esos productos concretos que planificaste.

Con ello conseguirás tener garantizada la satisfacción, una vez pasada la adrenalina, de que realmente compraste aquello que querías.

Luego llega el momento de disfrutar de las compras y del placer de dejarte sorprender por lo que ofrecen las distintas marcas o establecimientos y comprar por puro placer.

Para ese momento tan especial, dos consejos que considero imprescindibles.

El primero es que lleves sólo el dinero que habías presupuestado para esa ocasión. De esa manera, aunque sientas la tentación de adquirir todos los productos que ves, te verás en la obligación de renunciar a algunos o de priorizar y, lo más importante, no habrán sorpresas después cuando hagas cuentas.

El segundo es que revises bien el estado del producto, compares el mismo producto o de características similares con las ofertas de otros establecimientos y busques siempre la mejor opción. Aún cuando se trata de disfrutar del placer de la compra compulsiva, esta debe ser reflexiva y comparativa.

Ah! Y recuerda que no todo lo que parece chollo realmente lo es. Trata de asegurarte de que no te venden gato por liebre. Fíjate bien en que los productos estén en condiciones y, si tu compra la haces por internet, recuerda que tienes 14 días para devolver el producto sin tener que dar explicación alguna.

El Black Friday no es una liquidación de productos de estocaje ni con taras, tiene que figurar el precio rebajado junto con el anterior y la garantía y la calidad debe ser la misma que en periodo de no rebajas.

Y no olvides aplicar estos consejos y comprar de forma racional. Debes recordar que tienes derecho a la devolución si el producto está defectuoso, pero que no existe ninguna obligación por parte del establecimiento cuando el artículo está en buenas condiciones.

Nada más. Voy a seguir planificando que toca disfrutar. Nos vemos de compras!!


No olvides compartir este post, es de gran ayuda para llegar a más gente y seguir creciendo. Gracias!!

Leave a Reply