Pasarelas

FRIDA deja huella una vez más. JCA lleva su colección a FEBODA y vuelve a enamorar.

By Noviembre 2, 2017 2 Comments

Hay colecciones que poseen un halo de magia, tal vez por la exquisitez de la misma o por aquello que las inspira, y la colección de Juan Carlos Armas – JCA es una de ellas. Vista por enésima vez en pasarela y con la certeza de que no será la última, la colección “Frida” del diseñador tinerfeño se mostraba en Feboda 2017 y volvía a cautivar a los presentes.

No es el primer diseñador que toma como inspiración a Frida Kahlo, de hecho Jean Paul Gaultier, John Galliano, Dolce & Gabbana, Alexander McQueen, Karl Lagerfeld o Moschino; se han atrevido a revivirla en la pasarela antes que el propio JCA. Incluso Claudia Schiffer, Salma Hayek, Laura Ponte o Milla Jovovich la han reencarnado en editoriales de moda o en la gran pantalla. Y es que Frida fue, entre otras muchas cosas, una gran visionaria de la moda.

Artista, creativa, original, irreverente y revolucionaria; pero también bigotuda, uniceja, medio indígena, comunista y que sufría una discapacidad. Siendo sinceros Frida Kahlo se sitúa en las antípodas físicas e ideológicas de las grandes divas que suelen inspirar al sector de la moda, sin embargo, la pintora y poeta mexicana es considerada todo un referente en muchos ámbitos, entre ellos, el estilístico. Y es que la pleitesía que el mundo de la moda le rinde es merecida y argumentada.

Frida Kahlo

Se hace inevitable abordar cualquier crítica sobre una colección inspirada en Frida Kahlo haciendo una breve referencia a esta mujer que fue musa gay, amante, esposa, heroína feminista, madre frustrada, activista política, mártir, devota, atea declarada, artista universal… sus muchas facetas lograban un cóctel fascinante. Fue, tal y como la define Susana Martinez, la primera It Girl  del arte.- pintora, modelo, diseñadora y escritora. Sus corsés de brocado, faldas bordadas a mano, sedas plisadas, etcétera; son prendas que tuvieron una gran relevancia en la creación de su icónica figura, y es que, dentro de su carácter polifacético también había hueco para una Frida moderna e inspiradora.

Esto es lo grandioso de las colecciones como la de JCA, que nos llevan a hablar del por qué una mujer como Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, 63 años después de su muerte es una inspiración y un icono para la industria de la moda. Y es que su imagen real distaba mucho de esa artista reconocida y cotizada que ahora es. Su vida estuvo marcada por el infortunio. A los 6 años contrajo polio dejándole como secuela una pierna más corta que otra. Luego fue víctima de un accidente que fracturó su columna vertebral y desgarró su abdomen. Como consecuencia, nunca pudo tener hijos y a lo largo de sus 47 años de vida sufrió constantes e intensos dolores.

Frida Kahlo

Tuvo que pasar 38 veces por la sala de operaciones tras aquel accidente, por lo que la cama y la soledad fueron su vida. Para ocultar sus imperfecciones físicas adoptó el traje regional de tehuana, disimulando con coloridas blusas y mantos su torso oprimido por el corsé que sujetaba su espalda, mientras sus largas faldas sobre enaguas ocultaban la deformidad de su pierna derecha para la que creó un calzado con plataforma. Pero al mismo tiempo estas prendas mostraban el inmenso respeto que sentía por sus raíces indígenas y las del pueblo mexicano.

Crear una colección sobre esta increíble mujer no es tarea fácil  y siempre se corre el riesgo de que el resultado no esté a la altura. JCA ha creado una colección elegante, con detalles que recuerdan esta revolucionaria mujer, cargada de sutilezas que reflejan, como suaves pinceladas sobre un lienzo en blanco, algunas de las lineas que hacen que Frida Kahlo siga siendo aún hoy toda una inspiración en moda.

Bajo los acordes de Malagueña Salerosa, el diseñador tinerfeño nos propone un viaje al México natal de Frida invitándonos a dejarnos embaucar por sus influencias a través de los brocados, los diferentes matices de colores primarios y complementarios y los bordados florales. El chantilly, los encajes y los volantes consiguen crear la ilusión de estar viendo auténticas piezas de influencia tradicional mexicana.

Los complementos llamativos, tal y como la propia Frida acostumbraba a usar rompiendo la famosa regla de “menos es más”, vinieron de la mano de Juan Gil con unas argollas de gran tamaño, al igual que las de creación propia de Frida que tanto la caracterizaban; que hacen, a su vez, un guiño al inmenso respeto que Frida sentía por sus raíces, como tributo del diseñador a las suyas propias, sus raíces canarias, al apostar por unas argollas características de la indumentaria tradicional canaria como complemento para su propuesta.

Frida JCA

No falta en la propuesta JCA las coronas de trenzas ornamentadas con tocados florales tan característicos del estilo de Kahlo y que aportan vida y mayor presencia al vestuario. Además, hace un uso inteligente de la superposición de capas que aporta como resultado la apariencia de las faldas con enaguas tan utilizadas por la artista mexicana. A ello se suman cortes que simulan la existencia de mantos, como los de tehuana que tanto utilizaba la propia Frida; o mangas que hacen recordar a las de las camisas masculinas que tanto utilizó en esa forma de vestir andrógina tan característica.

Sedas, gasas y tules en colores empolvados, muy alejados de la estridencia y de la fascinación por el color de Frida, no suponen una contradicción, pues se puede entender como una manera de realzar las influencias de la artista mexicana en los detalles pero sin renunciar a la elegancia, el glamour y la sobriedad. Vestidos sofisticados, femeninos y seductores; combinaciones llenas de detalles; un punto de exclusividad en que se presta máximo cuidado a los acabados en tejidos ricos y de alta calidad.

Cinturas entalladas y lineas depuradas que estilizan la figura femenina, gran variedad de escotes y espaldas en unas piezas en tonos nude y rosas, aunque también con presencia de dorados, plateados y rojos junto a toques metálicos en oro y plata y detalles de microcristales; dan lugar a una colección con un aire de romanticismo y, a su vez, un halo de dramatismo.

Una colección de fiesta y ceremonia 2018 que llega de la mano del diseñador tinerfeño de alta moda Juan Carlos Armas y que sigue cosechando éxitos como ya lo hicieran Fetiche, Cuore, Love y Fado. Es cierto que en esta ocasión, el reto era mucho mayor. Una colección inspirada en la legendaria artista Frida Kahlo, quien utilizó el vestir como medio para expresar sus sentimientos, sus dolores, sus sueños y sus ideas, quien puso a la moda a su servicio y no al contrario, y en la que tantos otros grandes de la industria se han inspirado; no es tarea fácil. Sin embargo, cada vez que JCA muestra su colección sobre la pasarela, sigue cautivando y conquistando al público.

Tal vez el secreto esté en esa forma delicada de hacer un tributo a una mujer tan radical e irreverente, con un estilo tan personal, sin caer en la extravagancia y sin perder la elegancia, seña de identidad de la firma.

 

Fotos: Tenerife Moda

2 Comments

  • Richard dice:

    Vaya historia la de esta mujer, ejemplo de superación. Felicidades una vez más por tu post y la elegante redacción

    • Francisco Goya dice:

      Muchas gracias Richard. Es uno de los post que más deseaba escribir y, a su vez, de los más complicados precisamente por esa historia de superación que había que tratar de sintetizar para no aburrir demasiado. Me alegro de que te haya gustado!! Un abrazo

Leave a Reply