was successfully added to your cart.
Resumen | Galería

Desde el color a las formas, la colección de Alta Costura de la Maison Valentino es toda una explosión creativa llena de inspiración. Pierpaollo Piciolli nos presenta, en la Semana de la Alta Costura, una auténtica explosión de color en tonos saturados, con volúmenes extravagantes y un sinfín de detalles que han logrado hacer que el propio Valentino (sentado, como siempre, en primera fila, junto con Luca Guadagnino, Alba Rohrwacher, Alexandre Desplat y el cantante Mika) con una lagrima en los ojos se pusiese en pie junto con el resto del público al cierre de la pasarela.

Para quienes se acercan por primera vez a la Alta Costura, les resultará sorprendente que una colección tan radical, con tal explosión de color y formas y que, para la mayoría, nunca estaría entre las prendas de su armario; puede haber sido tan aplaudida y tan bien valorada por los distintos medios de comunicación especializados. La explicación es sencilla pero creo que la forma en que lo hace el propio Piciolli es suficiente para comprenderlo.

El propio diseñador explicó que “Con prêt-à-porter, la visión de la belleza se relaciona con los tiempos en que vivimos mientras la Alta Costura implica una perspectiva más profunda e íntima, para adentrarte en la propia visión de la belleza que posee el diseñador”. En definitiva, la Alta Costura es pura expresión artística sin que influyan en ella lo que es actual o las tendencias de temporada.

Para esta colección, el diseñador se ha decantado por mostrarnos su propia percepción de la mitología griaga, la pintura de los siglos XVII y XVIII, las películas de Pasolini y las fotografías de Deborah Turbeville. Suena a locura pero el resultado es espectacular.

Pliegues, una paleta de color potente que apostó por diversas tonalidades desde metálicas hasta pastel, sin olvidar el único red Valentino. Otro detalle especial y que definió a la colección fueron las plumas, las cuales fueron enaltecidas en un look del que se apropió Kaia Gerber. Pero eso no fue todo, debido a que la hija de la icónica Cindy Crawford al igual que otras 6 modelos se apoderaron de la pasarela con un muy alto y ultragrueso cabello que llamó la atención de muchos, el cual, por cierto fue diseñado y modelado por el legendario estilista Guido Palau y el colorista Josh Wood para Redken.

Un vestido de noche compuesto por múltiples brocados, pedrería, lentejuelas, perlas y vívidos bordados de textura es descrito por Piccioli como “Renacimiento y Versalles se encuentran con los 60” pero la verdad es mucho más fabulosa: no es un conjunto de referencias, sino un sueño de un vestido, que es lo que debería ser la alta costura. Y es que esta ha sido concebida para adentrarnos en los sueños de los diseñadores y, también, para hacernos soñar a todos un poco.

Pero en esta colección ese no es el único vestido de ensueño. un trío en tafetán de pluma que se envuelve, se hincha y flota alrededor del cuerpo; un vestido rojo sin tirantes (firma Valentino); un vestido columna esmeralda y malva con incrustaciones de crepé que representaban a Daphne y Apolo entrelazadas y ceñidas a la cintura por un cordón.

Para el día, el día, Piccioli combinó capas extravagantes con pantalones anchos recortados o blusas con lazos suaves en el cuello o puños con volantes exuberantes. Faldas plisadas largas de radzimir y terciopelo, monos sin espalda y chaquetas y camisetas de lamé. Los colores-oro, fresa, almendra, pistacho, turquesa, mandarina, limón-son deliciosos y dramáticos así como los volúmenes.

Está claro que no se trata de una colección pensada para una mujer que quiera responder a las exigencias sociales, no es para una mujer que quiera sentirse sexy ni para mujeres que quieran parecer delgadas y con siluetas femeninas esculpidas como estatua de una diosa de la pasarela. Esta es una colección pensada para una mujer cansada de seguir las tendencias y de sentirse como una copia más en el mundo; para una mujer valiente que quiere romper con todo lo mal denominado ¨normal¨y quiere hacer notar su presencia allá por donde pisa.

También es una colección pensada para amantes de la Maison Valentino o de la propia Alta Costura que, aunque nunca se pondría una prenda de ese tipo, quieren que alguna de ellas formen parte de su su armario y patrimonio de elementos de la moda como expresión artística de la mano de Piciolli. Porque ese es el verdadero concepto de la Alta Costura, el de hacer de la ropa una auténtica forma de expresión artística en la que el diseñador puede plasmar sus sueños, emociones, anhelos, o su propia visión de la vida y de la historia.

Dicho esto, y teniendo claro que no se trata de una colección comercial, que no hablamos de prêt-à-porter y que no responde a las exigencias del Fast Fashon que parece dominar al sector; como arte, me parece una colección sublime, capaz de crear auténticos personajes y de hacernos soñar con un mundo imposible. Si la colección logra hacerte imaginar como sería un mundo así, en que que vistiésemos de esa forma, y te parece surrealista; entonces es una buena colección desde el concepto de Alta Costura del propio Piciolli.

Cuando se presentan colecciones de este tipo siempre recomiendo lo mismo: mira el conjunto y te parecerá una locura, pero si miras cada una de las piezas por separado, tal vez, en mas de una ocasión encuentres alguna que si te pondrías aunque la combinases de forma distinta.

Por último, una vez hecho ese ejercicio de segmentación que te acabo de plantear, solo me queda preguntarte: ¿Te pondrías algo de esta colección? Y si no lo harías, ¿Por qué?.

A continuación, como  viene siendo habitual cada vez que puedo, te dejo un vídeo sobre la presentación de esta colección para que puedas ver todas las prendas en movimiento y contextualizadas por la puesta en escena y la música.

Espero que este resumen de la propuesta de Valentino de Alta Costura te haya gustado. Ya sabes, si te apetece deja un comentario, comparte, dale like en nuestras redes … ah! y ahora también puedes darle like aquí, justo debajo de este post. Muchas gracias por leerme!

Fotos: Valentino

Francisco Goya

Author Francisco Goya

More posts by Francisco Goya

Leave a Reply